3 consejos para comprar profesionalmente coches usados

Una serie de consejos para que puedas adquirir para tu concesión los mejores coches usados

0
712
comprar un coche usado

El mayor miedo de un responsable de un concesionario se manifiesta a la hora de plantearse la adquisición de un vehículo de ocasión. En este post te damos 3 consejos que debes tener presente siempre que encares la compra de un coche usado.

Una parte muy importante del negocio se centra en el coche usado. Si no coges vehículos de segunda mano estarás renunciando a una de las partes más sustanciosas del negocio. Además, si te dedicas solo a vender automóviles nuevos, es posible que pierdas a muchos clientes que solo pueden comprar uno nuevo si el vendedor se queda con el coche viejo.

Pero los miedos e incertidumbres son muchos a la hora de tasar el vehículo. Hay que conjugar un precio interesante para el concesionario con una cantidad que colme las expectativas del cliente que en esa fase de la venta se torna en vendedor.

En los siguientes epígrafes comprobarás que en este tema entran en juego más variables de las que parecen, que pueden generar para tu empresa un estupendo negocio o un fracaso estrepitoso.

 

No le tengas miedo al kilometraje del vehículo usado

Muchos tasadores no quieren ni detenerse a valorar coches con muchos kilómetros en su contador, ya que piensan que nadie los querrá. Otros se ponen a valorarlos con la intención de maquillar el cuentakilómetros, algo que no se debe hacer bajo ningún concepto.

La clave a la hora de defender el kilometraje es la antigüedad del vehículo. No pasa nada si un coche con 8 años tiene 200.000 kilómetros. La cosa se pone algo más complicada cuando tiene 3 años y 175.000 kilómetros. Pero también es posible argumentar la venta, siempre que el automóvil se encuentre en buen estado.

tasar un vehículo usado

Comprar el VO a un buen precio

Para poder hacer una buena operación de segunda mano es básico comprar el coche a un buen precio. Los mejores profesionales de la compraventa saben que el negocio más redondo empieza comprando coches buenos a un buen precio.

En más de una ocasión he visto a vendedores inexpertos subir la tasación del coche de segunda mano con la intención de favorecer la operación del nuevo. Ante la imposibilidad de hacer más descuento en el nuevo, se centraban en sobrevalorar el usado para que el cliente se sintiese más atraído por aquellos números.

El error es garrafal ya que un coche usado cogido por encima del precio del mercado es prácticamente invendible. Además, si la venta del nuevo sale adelante, generalmente se trata de operaciones que dejarán menos margen del que se podría conseguir si el coche usado se comprase a un precio más bajo.

Los gerentes deben valorar el negocio desde un punto de vista global, así que sus instrucciones serán coherentes entre lo estipulado para sus departamentos de ventas de nuevo y de VO. El objetivo es que las operaciones que se hagan en ambas secciones sean rentables.

 

Reparar desperfectos y contratar seguro de averías

Si haces bien las cosas, antes de efectuar la compra del coche usado ya sabrás los daños que tiene ese vehículo. Esos costes de reparación deben cuantificarse económicamente y se descontarán del valor del mercado del mismo.

El coche no puede ponerse a la venta sin haber reparado todos los desperfectos que se hayan detectado, tanto a nivel de carrocería y acabados interiores como a nivel mecánico. Los coches cuya presencia sea impecable, sin golpes ni averías, serán más fáciles de vender que los que están sin preparar y en un estado lamentable.

Asimismo, cuando realices la venta, también es muy importante que contrates un seguro de averías que cubra las posibles averías que vayan surgiendo durante el período legal de garantía. Es una forma muy sencilla de cubrirse las espaldas y de darle seguridad al cliente, que al fin y al cabo es lo que está buscando cuando opta por realizar la compra de un coche de ocasión.

 

Dejar respuesta